Nocturno
es

Nocturno

 

Subieron a lo más alto de la noche fría.

Sin luna, sin estrellas.

Sin nada.

Él la miró, y vio en su cara todos los destellos.

Confiado, se acercó hasta ella,

se quitó la bufanda y la puso alrededor de  su cuello.

El cielo ya no estaba solo.

Fue una noche con besos.

Sin luna.

Sin estrellas.

Con todo.

 

 

 

                         

enterentrar
contens © Ginés Castillosite by Bluekea